¿Te planteas objetivos SMART?

Absolutamente todos, ya sea profesional o personalmente, tenemos aspiraciones, sueños y objetivos por cumplir. La diferencia es que unas personas logran ir avanzando en la consecución de sus deseos y sin embargo, otras acaban abandonando sus planes, mucha veces con sentimiento de frustración y decepción. ¿Cómo podemos formular nuestros objetivos de una manera más eficaz y eficiente?

Está claro que el primer paso para conseguir algo es definir qué se quiere conseguir, evaluar qué tenemos actualmente o con qué contamos, dónde queremos estar y planificar cómo acometer nuestra meta para ponernos a ello. Es precisamente en la fase de planificación en la que se puede encuadrar esta metodología de la que vamos a hablar hoy.

Aunque ya conocíamos su existencia, refrescamos nuestros conocimientos sobre la metodología SMART en una ponencia de Merche Aranda en el marco de la jornada de Coaching 2.0 a la que asistimos hace unas semanas.

La metodología toma su nombre del acrónimo formado con las cualidades que nuestros objetivos deberían tener (S.M.A.R.T) a la hora de ser formulados:

  • S – eSpecíficos: Nada de generalidades, es necesario concretar, definir, enmarcar y traer de la mano nuestros objetivos al mundo real. Los objetivos deben ser muy específicos, detallando con concreción qué se quiere obtener.
  • M – Medibles: Es necesario establecer formas de medir si se consigue o no alcanzar el objetivo. Es lo que en muchos procesos se denomina establecer métricas que permitan monitorizar si se alcanza la meta deseada.
  • A – Acordados: Si el objetivo a conseguir implica a varias partes, es necesario acordar con todas ellas lo que se quiere conseguir y que el grado de implicación sea alto para cada participante. De nada sirve comprometerse con un objetivo que depende de personas que no van a luchar por él.
  • R – Realistas: Debemos atender a nuestras capacidades, límites y posibilidades y plantear objetivos que nos desafíen pero que sean posibles de conseguir. Si están en una zona de desafío nos impulsarán a luchar por conseguirlos, pero sabiendo que conseguirlo es posible.
  • T – Con límite de Tiempo: Para ciertos objetivos es bueno plantearse límites temporales que eviten una demora eterna del tipo “bueno, no hay prisa, ya lo haré…”. Eso sí, cuidado con plantearse límites rígidos (si no son necesarios) que puedan desmotivar; es necesario recordar lo anterior: objetivos realistas.

Nos parece muy acertado que el acrónimo coincida con la palabra inglesa SMART (inteligencia / elegancia) porque creemos que es una forma inteligente (y elegante) de optimizar nuestros esfuerzos por conseguir nuestras metas, definiéndolas de manera adecuada y manejable.

En cualquier caso, próximamente expondremos un ejemplo práctico para ilustrar cómo se puede aplicar todo esto en la vida real.

About these ads

Un pensamiento en “¿Te planteas objetivos SMART?

  1. Pingback: Metodología SMART en un ejemplo práctico | Psicologia IT

¿Quieres dejarnos algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s